Aprende como fomentar valores positivos en tus hijos


Tú puedes hacer la diferencia en la etapa adulta de tu hijo; toma nota y comienza desde ya
Escrito por: ANNA JIMÉNEZ ( cienciaplus@yahoo.com)
Los padres deben clarificar sus valores y hacerlos conscientes a sus hijos, de este modo  tendrán un aprendizaje con el ejemplo que sus mismos maestros en casa estén demostrándo en su día a día.

Los valores que se deben fomentar tendrán que ver con la responsabilidad, tolerancia, solidaridad, igualdad, autonomía, prudencia, esfuerzo y futuro.

Fomentar un clima familiar propicio a la comunicación, al “contar cosas”, de modo que puedan impregnar esa comunicación con los valores que desean transmitir. No debe existir contradicción entre lo que se valora positivamente y el comportamiento. Admitir la pluralidad de valores que los hijos hayan asumido desde otras instancias socializadoras, aunque no se debe renunciar a opinar de forma respetuosa sobre ellos ni a intentar seguir influyendo en ellos.

Los niños pequeños no distinguen bien entre el esfuerzo y la capacidad.  Es a partir de aproximadamente los 8 años cuando se dan cuenta que hay niños más capaces, y que si quieren conseguir los mismos resultados que ellos deben esforzarse más.

Por eso, si desde que entran en la escuela, los padres premian el esfuerzo, no sólo los resultados, los niños se acostumbrarán a esforzarse para conseguir sus objetivos y adquirirán las bases de unos buenos hábitos de estudio y trabajo.

Los padres deben preocuparse de reforzar (elogiar, reconocer, prestar atención, etc.) el esfuerzo que les cuesta conseguir las cosas a sus hijos. Hay niños a los que les cuestan mucho los aprendizajes y, sin embargo, los padres pueden cometer el error de considerar sus resultados como mediocres.

Actividades que nos pueden parecer fáciles, como reconocer las letras, unirlas en sílabas y leerlas, suponen un gran esfuerzo. Si a eso unimos la impaciencia o malas caras de los adultos cuando no se aprende rápido, etc., la tarea se vuelve más difícil, por lo que el niño puede desanimarse y evitar la lectura.

No lo compares con otro, sino con él mismo

Por ello, la mejor manera de ayudar al niño es no comparándolo con otros, sino con él mismo. En cuanto notamos un pequeño avance, aunque sea pequeño en relación al de otros niños (hermanos, primos, compañeros de clase) debemos hacerle ver que está consiguiendo sus objetivos.

De esa manera, aunque le cueste, no tirará la toalla, y se animará por lo conseguido. No hay que perder de vista que el niño ve su progreso a través de lo que los padres y profesores le trasmiten, cuando valoran o desvalorizan su esfuerzo.

Otros valores qué enseñar

La generosidad se enseña; enseña el valor de la verdad; practique la ecuani midad y enseñará justicia; respetar a los demás es vivir con amabilidad; si brindas seguridad enseñarás confianza; el afecto enseña que el mundo es un buen lugar donde vivir.

Aprender a perdonar

Las personas absorben toda la información que reciben en el día, aunque no sea dirigida a ellos. Si usted es crítico, emite juicios negativos constantemente, los demás indirectamente le están aprendiendo a juzgar y a descubrir solo los valores negativos, en lugar de los positivos.

Una actitud de reproche se puede hacer de distintas maneras y es más fácil hacerlo con una mirada, un gesto brusco o usando un tono autoritario.

Usted tiene hábitos o actitudes negativas que son imposibles dejar de transmitir. Sin embargo es distinto vivir en un ambiente de crítica, censura y reproche. Un medio así crea un efecto negativo en la vida familiar, social y laboral.

Las personas quieren complacer a sus semejantes, aunque a veces cometen errores. En vez de reprocharlos y censurarlos por sus equivocaciones, lo mejor es decirles en forma clara y sencilla qué esperan de ellos; háganles sugerencias específicas que le den la información precisa y necesaria para guiar su conducta. Evite ‘refunfuñar’: hable y dé órdenes en forma positiva.

Expresa tus sentimientos negativos sin afectar a los demás.  A veces en las familias se siente una atmósfera de resentimiento inconsciente y tensión acumulada. También están expuestos a muchas escenas de violencia en los medios de comunicación o la viven en cualquier momento. Todas estas emociones pueden hacen sentir a los miembros de la familia vulnerables y logran que reaccionen o de manera violenta o aislándose, para evitar cualquier enfrentamiento aunque sea amistoso.

Lo importante es enseñar cómo resolver los conflictos y diferenciar las situaciones. Un dialogo constructivo es siempre más efectivo que cualquier enfrentamiento.

El estrés y el cansancio aumentan la irritabilidad.  Responder positivamente al estrés es controlar los sentimientos de impaciencia, insatisfacción, ansiedad e irritación en los momentos tensos, para evitar que se acumulen y exploten de peor forma.

También es bueno canalizar estos sentimientos con actividades que derrochen energía, así se calma y retoma el control de la situación.

Sea modelo en control de sentimientos, no los niegue, reconozca los errores y ofrezca disculpas en caso de ser necesario.

Aprende a autovalorarte

La forma cómo apruebes o desapruebes los comportamientos de las personas, y las actitudes que decides valorar en ellas les enseña acerca de sus propios valores y qué rasgos de su carácter y personalidad han de potenciar y consolidar. Debes estar atento a las pequeñas cosas, pues ellas son las que hacen a la persona que será en el futuro. Aprobar acciones y actitudes es una forma de reforzar su identidad, de ayudarles a construir una imagen positiva, de potenciar su autoestima y de potenciar sus valores.

Inculca respeto por las reglas familiares y acostúmbrelos a cumplirlas. Esto les da un sentido de seguridad previsible y les hace comprender qué espera de ellos. Hay ciertas reglas que se pueden negociar y aprender a hacerlo les da bases para afrontar más adelante situaciones más complejas. Cada ser desarrolla sus propios valores siguiendo el ejemplo que  les brindas; establece qué se les aprueba y qué no; sé modelo con sus comportamientos.

En la web

1.  www.educatico.ed.cr/
Todas las personas desean vivir los valores de la familia, como el amor, el cuidado, la intimidad, la aceptación, el compromiso y la responsabilidad, aquí te desglosan cómo lograrlo.

2. urbanext.illinois.edu

Los valores familiares son fuertes creencias personales acerca de lo que es importante y lo que no es importante; lo que es bueno y lo que es malo, aquí recibirás tips de cómo enseñárselo.

Saber más

Cómo inculcar valores

Aprender a perdonar; vivir sin hostilidades es vivir en paz; al enseñar tranquilidad, enseña a vivir sin miedo; crear confianza nace en nos sentir lástima por nadie; cómo ayudar a la autoestima; comparte y enseñarás caridad; aceptar los errores; vivir con ánimo es hacer crecer la confianza; ser pacientes es vivir con tolerancia; se aprecia a los demás si se vive con elogios; si se vive con aceptación, se aprende a amar; si se vive con aprobación se aprende a autovalorarse; enseña que es bueno tener metas.